14.8 C
San Fernando del Valle de Catamarca
sábado, mayo 18, 2024

La ONU alertó que son más de 700 millones de personas padecieron hambre en el mundo en 2022

Date:

En los últimos 4 años, aumentó la escasez de alimentos a nivel global por distintos motivos, como la pandemia y la invasión a Ucrania. Para países productores como la Argentina implica la oportunidad abastecer esa demanda.

Más de 122 millones de personas se sumaron a la población global con hambre desde 2019. Esto se debe a la pandemia y a “las reiteradas perturbaciones” relacionadas con el clima y los conflictos, incluida la guerra entre Rusia y Ucrania, según la última edición del informe “El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo (SOFI)”, publicado este miércoles conjuntamente por 5 organismos especializados de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Si las tendencias continúan como están, el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) de poner fin al hambre para 2030 no se podrá alcanzar, según advierten la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

Este escenario, que requerirá de una mayor producción de alimentos, presenta a su vez una oportunidad para los países productores de materias primas, como la Argentina.

La edición de 2023 del informe revela que entre 691 y 783 millones de personas padecieron hambre en 2022, por lo que el promedio se estableció en 735 millones. Esta cifra representa un incremento de 122 millones de personas en comparación con 2019. Es decir, antes de la pandemia de coronavirus (Covid-19).

Si bien las cifras mundiales del hambre se han mantenido relativamente estables entre 2021 y 2022, hay muchos lugares del mundo que se enfrentan a crisis alimentarias cada vez más graves. En 2022, se observaron progresos en la reducción del hambre en Asia y América Latina, pero el hambre siguió aumentando en Asia occidental, en el Caribe y en todas las subregiones de África. De hecho, según señalaron en el reporte, África sigue siendo la región más afectada, ya que una de cada cinco personas se enfrenta al hambre, más del doble de la media mundial.

“Hay rayos de esperanza, algunas regiones están en vías de cumplir ciertas metas nutricionales para 2030. No obstante, en general, necesitamos un intenso esfuerzo mundial inmediato para rescatar a los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Debemos fomentar la resiliencia frente a las crisis y perturbaciones que causan inseguridad alimentaria, desde los conflictos hasta el clima”, señaló António Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas, en un mensaje de vídeo durante la presentación del informe en la Sede de la ONU en Nueva York.

Al respecto, los jefes de los 5 organismos de las Naciones Unidas, Qu Dongyu, Director General de la FAO; Álvaro Lario, presidente del FIDA; Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS; Cindy McCain, Directora Ejecutiva del PMA; y Catherine Russell, Directora Ejecutiva del UNICEF, hicieron un llamado de atención en el prólogo del informe.

“Sin duda, cumplir la meta de los ODS de alcanzar el Hambre cero de aquí a 2030 supone un reto abrumador. De hecho, se prevé que casi 600 millones de personas seguirán padeciendo hambre en 2030″.

Los principales factores de inseguridad alimentaria y malnutrición son la “nueva normalidad”, añaden. “No tenemos otra opción más que redoblar nuestros esfuerzos para transformar los sistemas agroalimentarios y aprovecharlos para alcanzar las metas”, consideraron ante este panorama.

La situación de la seguridad alimentaria y la nutrición siguió siendo “desalentadora” en 2022. En el informe se constata que alrededor del 29,6% de la población mundial, que equivale a 2 400 millones de personas, no tenía acceso constante a los alimentos, a juzgar por la prevalencia de la inseguridad alimentaria moderada o grave. Entre ellas, unas 900 millones de personas se enfrentaban a una situación de “inseguridad alimentaria grave”.

Entretanto, la capacidad de las personas para acceder a dietas saludables se deterioró en todo el mundo: más de 3 100 millones de personas en el mundo. Esto es el 42% de la población mundial, no podían permitirse una dieta saludable en 2021. Esto representa un incremento global de 134 millones de personas en comparación con 2019.

En 2022, 148 millones de niños menores de 5 años (22,3 %) sufrían retraso del crecimiento, 45 millones (6,8 %), emaciación y 37 millones (5,6 %), sobrepeso.

Se han registrado progresos en la lactancia materna exclusiva: el 48% de los lactantes menores de seis meses de edad se beneficiaron de esta práctica, cerca de la meta para 2025. “Sin embargo, se precisarán medidas más concertadas a fin de alcanzar las metas para 2030 en materia de malnutrición”, según indicaron desde la ONU.

Noticias que pueden INTERESARTE